martes, 2 de septiembre de 2014

Lubinas al horno

 

Lubina al horno
 Se que para muchos la lubina es uno de los mejores pescados. Yo no le acabo de encontrar el qué, y me parece un pescado más, así que la verdad es que no había comprado nunca.
La última vez que fui al mercado (voy de uvas a peras y cargo el congelador) estaban bien de precio y se veían muy frescas, así que me decidí.
Anoche las hice al horno, y por mayoría absoluta, hemos pensado que volveremos a comprarlas.

Ingredientes:
  • Lubinas, depende del tamaño será una por comensal. Nosotros con media para cada uno tuvimos bastante.
  • 1 limón
  • 1 cebolla
  • Mantequilla
  • Aceite
  • Estragón
Preparación:
Si hemos pedido al pescatero que nos limpie las lubinas, bastará con repasar las escamas y las tripas debajo del chorro de agua.
Haremos unos cortes en diagonal a las lubinas y meteremos una rodaja de limón en cada corte.
Salamos, espolvoreamos con estragón y las ponemos en una bandeja apta para el horno, que habremos untado con mantequilla, y tendrá hecho un lecho de cebolla cortada en juliana.
Entre corte y corte de las lubinas, ponemos una pizca de mantequilla y acabamos regando con un chorrito de aceite.
Las metemos al horno a 180º durante unos 20min.

Lubina al horno

Notas:
Si las hacéis para cenar, con una ensalada verde completita, tenemos una cena sana y ligera.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Flores de calabaza rellenas

Flores de calabaza rellenas

Este verano está siendo una auténtica porquería. Me refiero al tiempo, y a las consecuencias que está habiendo por no tener un verano normal y corriente.
En casa de mi suegra los melocotoneros estaban hasta arriba de melocotones. Tantos que le tuvimos que quitar muchos cuando estaban pequeños para que las ramas no se troncharan. Cuando ya empezamos a cogerlos, aun verdes pero nos podía el ansia, llegó una tormenta y los tiró todos al suelo. Y digo todos literalmente. No quedó ni uno solo en los árboles. Las patatas no han salido como otros años, si no mucho más pequeñas y menos cantidad. Los calabacines, que siempre acabamos aburridas de ellos, este año en menos de un mes dejaron de dar y las tomateras se han secado casi sin darnos cuenta.
Pero de repente, parece que el verano ha querido demostrar que ha pasado por esta tierra y nos ha dejado una semana de calor y humedad. Qué ha pasado? Pues que las plantas han rejuvenecido y aunque lo de los melocotones no tiene solución, los calabacines están llenos de flores, igual que las calabazas. Y mi suegra dice que aun cogeremos tomates.
Como tenemos claro que aunque las calabazas saquen muchas flores, a la hora de la verdad las calabazas no se harían, así que decidimos coger unas cuantas flores y ver que podíamos hacer con ellas.

Ingredientes:
  • 8-10 flores de calabaza o calabacín
  • 200g de mató (requesón)
  • 50g de queso grana padano (rallado)
  • 1 paquetito de bacon ahumado
  • Pimienta, sal
  • Unas hojitas de menta
Para el rebozado:
  • 200g de harina
  • La cerveza necesaria (muy fría)
  • Sal
  • 1 cucharadita de levadura
Preparación:
Una buena manera de empezar es limpiando las flores. Las pasamos por debajo de un chorrito de agua y les quitamos el pedúnculo de dentro.
Las ponemos sobre papel absorbente y las reservamos mientras hacemos el relleno y el rebozado.

El relleno es muy sencillo. Se trata de mezclar el mató con el grana padano rallado, las hojas de menta, el bacon cortado fino, una pizca de sal y la pimienta a vuestro gusto. Debe quedar como una pasta. Lo reservamos.

Ponemos la harina en una fuente honda junto a la levadura. Añadimos cerveza hasta que tenga la apariencia de una crema como para hacer tortitas. Añadimos una pizca de sal.

Rellenamos las flores con una manga pastelera y las rebozamos.
Las freímos en una sartén con abundante aceite muy caliente, las pasamos por papel para eliminar el exceso de aceite.

Flores de calabaza rellenas

Notas:
A mi me sobró rebozado, y como ya sabéis que no me gusta tirar nada, decidí hacer la prueba de freírlo a cucharadas. Salió buenísimo e ideal para rellenarlo con queso crema o con algo del relleno si es que os ha quedado.

Rebozado de las flores de calabaza


martes, 26 de agosto de 2014

Ensalada con vinagreta de cereza

Ensalada con vinagreta de cerezas

Después de tener un no verano, parece que agosto se quiere despedir con temperaturas altas. Ya estoy planeando ir con Gorka a la playa algún día de esta semana para que no se diga que en todo el verano sólo hemos dio un día.
Y no sólo vamos a aprovecharlo yendo a la playa... vamos a volver a comer ensaladas veraniegas!!!!
Esta es una de las que más me ha gustado este verano. Espero que a vosotros os guste!!!

Ingredientes:
  • Lechuga iceberg
  • Tomates del huerto de mi suegra
  • Queso fresco
  • Palitos de cangrejo
  • Cebolla tierna
  • Mermelada de cerezas
  • Aceite
  • Sal
  • Vinagre de Módena
Preparación:
Seguro que no os tengo que explicar cómo hacer la ensalada, así que voy directamente a la vinagreta.
Añadimos la sal a la ensalada.
En un vaso mezclamos la mermelada de cereza (para saber la receta pinchar aquí), el vinagre de Módena y el aceite. Lo echamos por encima de la ensalada, y en caso necesario, añadimos un poco más de aceite.

Notas:
La mermelada de cerezas se puede cambiar por cualquier otra. La hemos probado con la de naranja y también está para chuparse los dedos.

domingo, 24 de agosto de 2014

Vacaciones 2014 (parte III, y última!)

Después de unos días de mucha caminata, nos merecíamos un descansillo.
Tenemos unos amigos que nos habían estado diciendo que pasáramos por dónde estaban ellos, en Fuente la Reina, Castellón.
Yo estaba convencida de que lo decían con la boca pequeña, pero pensamos que nos les iba a quedar otro remedio que aguantarnos unos días. ;-)
Así que el miércoles después de despedirnos de Idoia y Pascuala, ir a comprar queso de pastor y decir hasta la próxima a Navarra, nos dirigimos hacia allá.
Cuando llegamos nos estaban esperando en la puerta toda la familia. Sonrientes... (por dentro seguro que no tanto, jejeje) Descargamos y nos fuimos a "Los Calpes" el pueblo de al lado y de donde es la familia de Albert. Buuuuf! como disfrute viendo la casa de sus tías! Es una casa de adobe, con un montón de cachivaches antiguos, de los que me gustan a mi.

Al día siguiente, nos tenían preparada la excursión. A Las Palomas, el río. Ya desde casa me fueron diciendo que si estaba fría el agua, que si hay un coche hundido... brrrrrr! con lo poco que me gusta lo de bañarme en los ríos, me estaban dando más de una excusa para no hacerlo.
Pero como ellos son muy valientes...

Las Palomas

No puedo dejar de poner estas dos fotos... Cada uno se tira como le da la gana!!!! jajajaja

Las Palomas

Las Palomas
 Evidentemente, no consiguieron que me bañara ese día, aunque no me quedó otra, que bañarme el último día que fuimos (tenía claro que o me metía yo solita, o seguro que sufría un accidente y me tiraba alguien)
Por la tarde fuimos a otra zona del río, donde según nos dijo Albert, jugaban de pequeños, porque había caminos decentes para subir y bajar y además había más agua. Y es que llevaban 10 meses sin ver caer una sola gota de agua.


A la subida del río, teníamos la foto perfecta del pueblo:

Fuente la Reina

Al día siguiente, fuimos a un sitio que me gustó muchíiiiisimo más: Montanejos (olé yo! he conseguido decir el nombre del pueblo!). Hay aguas termales, y aunque no estábamos donde salían, todo el río tenía una temperatura de agua muy agradable. Primer chapuzón en Castellón!, claro que hubo quien se lo montó mejor y se metió en uno de los jacuzzis naturales:

Montanejos

Si por las mañanas íbamos a zonas de baño, por la tarde nos tocaba la montaña. Estaba visto que no iban a ser unas vacaciones tranquilitas...
Subimos a un castillo medio derruído, desde el que teníamos unas vistas espectaculares (y no me refiero a la primera foto ;-))


Y así pasaron nuestros 4 días en casa de Albert, Raquel, Marta, Víctor y Noa. Para no tener demasiadas ganas de que fuéramos se portaron superbién con nosotros. Hasta me dejaron cocinar una paella y arroz con leche!!!!

Notas:
Evidentemente es broma que no tuvieran ganas de que fuéramos. Marta nos decía que por qué nos íbamos tan pronto... Nos lo pasamos genial con ellos y estamos deseando repetir la experiencia, pero sin ríos fríos!!!!
Hasta aquí las vacaciones de este verano. Siiiiiii, de este verano. Con un poquito de suerte, en poco más de mes y medio os explico algo más!

lunes, 18 de agosto de 2014

Vacaciones 2014 (parte II)

Lunes 4 de agosto.
Después de que Idoia nos dijera unas cuantas veces que ella no veía demasiado bien la excursión del puente de Holtzarte por el tiempo que estaba haciendo, porque era una ruta muy empinada, podía haber barro y además era un camino estrecho y un barranco pronunciado... A mi me cogieron todos los cagues del mundo!!!! Por si no lo sabéis, no soy nada atlética. Vamos, que soy una patosa con todas las letras. Y eso de la pendiente... Y lo del barro... y el precipicio!!!! Que no! que el día había amanecido bastante gris, lloviznaba y eso iba a ser muuuuuuy peligroso para Gorka (Oléeeee! Que excusa más buena me busqué!) Mejor cambiábamos de planes. Y me decía:- Pero vamos a ver, tú no querías venir para hacer esa ruta?. Pero lo convencí. Y cambiamos la ruta.
Cómo no, nos perdimos para ir al nuevo plan. Todo porque el GPS nos mando por carreterillas diminutas. Eso sí, conocimos más cosas.
Al final llegamos al primer destino: El monasterio de Leyre. Y nos encantó!
Por suerte, cuando llegamos acababa de empezar la visita guiada y nos pudimos acoplar. Nos explicaron cosas muy interesantes, como que fue una de las primeras obras del románico y que sirvió un poco para "investigar" que hacer para que con el nuevo estilo que se estaba adoptando se aguantaran de pie las construcciones. Me chocó que en los arcos no había piedra angular, y eso hacía que cada uno de ellos fuera distinto. En la cripta se veía perfectamente, pero es que en la iglesia había alguno que parecía que iba a desmoronarse en cualquier momento, y aun así lleva siglos en pie.
Entre arcos "deformados", columnas con el capitel abajo y cada una distinta, piedras "firmadas" por el escultor que las talló y otras curiosidades, se nos pasó el rato volando.
 
Monasterio de Leyre
La idea era salir e ir al Castillo de Javier, que está muy cerquita, pero para cuando llegamos ya habían cerrado la taquilla y hasta las 16:30 no volvían a abrir, así que corrimos hacia el coche para ir al siguiente destino. La Venta de Ultzama.
Se que os he hablado alguna otra vez de este maravilloso restaurante, pero es que nos gusta tanto, que cada vez que vamos por Navarra intentamos ir. Además, Gorka nos pedía ir a dónde los ciervos....
Que puedo deciros después de esta introducción. Pues lo mismo de siempre. Que comimos estupendamente: Foie con confituras, menestra, costillicas de cordero, solomillo al foie y chuletón, sin olvidar los canutillos de crema y la cuajada.
Que el trato, como siempre, perfecto. Y que con un entorno privilegiado, el colofón lo puso una niebla que pasaba por los montes de enfrente y nos hizo sentir aislados del resto del mundo... Y que el puente de Holtzarte podía esperar! jajaja

Venta de Ultzama
 
Venta de Ultzama

Después de comer nosotros, y dar de comer pan a los ciervos de Ultzama, volvimos al coche y fuimos a Roncesvalles. La verdad es que nos esperábamos algo más. Lo único que hay es un par de iglesias, y varios albergues de peregrinos, además de 3 ó 4 bares.
Cuando nos acercamos a lo que parecía información y turismo, Alberto dijo: - Noooo! ahí seguro que huele a pies!!!! Es otro albergue!!!! jajajaja. Media vuelta y a buscar la verdadera oficina de información. Cuando la encontramos ya habíamos visto todo lo que se podía visitar. Entre niebla, lluvia y fresco... Nos decepcionó un poco. Eso sí, me he traído un recuerdo precioso que en breve colgará de mi recibidor. (Y no, no es una concha de peregrino, que ya sabéis que para estas cosas soy  muy atea)
 
Roncesvalles
De vuelta a casa de Idoia, nos tenían preparada una ensalada que entró maravillosamente bien, claro que después de la comilona no podía ser de otra manera, y unas croquetas caseras deliciosas. De postre unas natillas que estaban para chuparse los dedos!
Cuando llegó Aritz y le enseñamos dónde habíamos comido... jajajaja, estaba hasta emocionado!!! (él es de aquella zona de Navarra) nos pusimos a hablar y al final acabó apareciendo el tema de mi blog. Y entonces aun nos reímos más, porque empezó a pedirle a Idoia los dorayakis. Gorka se reía, Alberto se reía, yo también... Pero Idoia lo único que decía era que no tenía que haberle enseñado el blog!!! jajajaja. Para la próxima visita les llevo unos cuantos!

Al día siguiente amaneció un día radiante. Oh, oh! Alberto se puso otra vez al ataque con el puente de Holtzarte y al final me convenció. Pues nada! carretera y manta! Hay que decir que las vistas de la carretera volvieron a maravillarnos. Esta es desde el puerto de Larrau:

Puerto Larrau
Y si. Si lo que os estáis preguntando es si la subida y posterior bajada del puente de Holtzarte era tan dura como nos habían comentado, la respuesta es si!.
Hay un camino como de 45min. Prácticamente todo en pendiente. A trozos embarrado, otros con agua que circulaba por mitad del camino. Y lo malo no era subir. Lo malo era bajar. Pero lo hicimos, y tengo que reconocer que las vistas eran espectaculares.
 Partimos del río y para cuando llegamos al puente lo teníamos a casi 300m por debajo nuestro. Rodeados de gargantas y verde por todos lados. Os dejo algunas fotos para que os deleitéis.
Vista del puente de Holtzarte.
Puente de Holtzarte

Un lagartillo a mitad de la bajada me sirvió para descansar un poco las piernas con la excusa de hacerle una foto.
Fauna del camino al puente de Holtzarte

Cuando ya dejamos la pendiente y lo que nos quedaba de camino era más llanito, los hombres se quisieron hacer esta foto... Misión conseguida!!!

Camino al puente de Holtzarte

No me diréis que el camino era feo...

Camino al puente de Holtzarte

Y la cascadita al principio del camino???

Camino al puente de Holtzarte

Para volver a Isaba decidimos ir por dentro de Francia. Al final acabamos de nuevo en Roncesvalles, pero habíamos pasado un día genial. Las vistas desde el lado francés son tan bonitas como desde Navarra, y las ovejitas nos acompañaron durante todo el viaje, pastando en las laderas o atravesando la carretera haciendo que nos paráramos y Gorka disfrutara de lo lindo.


Col de Burdincurutcheta

No pude reprimirme y tuve que sacar ochenta mil fotos a este balcón de Ezcaroz. Sólo para que os hagáis una idea de como tienen las gitanillas por esos lares. Porque la casa tenia como 5 o 6 balcones igualitos a este!
Ezcaroz

De vuelta a Isaba, Pascuala nos había preparado unas albóndigas y un revoltillo que estaba buenísimo. Y de postre... Leche frita!!!! mmmmm, me encanta!!!!

A la mañana siguiente, tocó despedirse. De Isaba haciendo fotos (como la que os dejo que es de la calle donde está la Casa Rural Francisco Mayo)

Isaba

De Idoia y Pascuala con mucha pena, pero con la promesa de volver para el otoño y así ver Irati en todo su esplendor.
Lo último que hicimos por tierras navarras, fue ir a comprar un queso de pastor, que Alberto está deseando abrir, porque de momento no le he dejado.

Notas:
Os he hablado poco de la casa porque quería hacerle un apartado especial.
Es una casa recientemente arreglada, propiedad de Pascuala (pues no faltaría más! Si ella nació en esa misma casa!). Toda de madera por dentro. Muy acogedora. Ideal para desconectar de todo, porque aunque tiene wifi, como llegas tan cansado, lo único que quieres hacer es charlar o dormir.
Como os he ido contando, Pascuala tiene muy buenas manos para la cocina.
Idoia es muy, pero que muy activa. Siempre está haciendo algo, y siempre tiene una sonrisa en la boca y un: Pasarlo bien!!!!
Aritz es una fuente de sabiduría (por algo es profesor) y las charlas con ellos son geniales.
Sólo me queda una cosa por deciros: No dudéis en ir a hacerles una visita, nosotros ya estamos planeando la próxima!
 

jueves, 14 de agosto de 2014

Vacaciones 2014 (parte I)

 
Cómo empezar a escribir sobre las vacaciones cuando han sido totalmente perfectas? Se que me voy a poner a escribir y no voy a parar y sabéis que es lo malo? (para vosotras me refiero, porque para mi va a ser bueno...) Que ninguna/o de vosotr@s vais a poder decirme:- paraaaaa!!!- jajaja.
 
Empiezo? Siiii!
El sábado 2 de agosto salíamos de casa a las 9:00 de la mañana rumbo a Isaba (o Izaba en vasco). Es un pueblecito del valle del Roncal en Navarra. Tocando Francia, pero eso viene luego, porque de camino nos encontramos con los Mallos de Riglo, en la provincia de Huesca. No me diréis que la vista no es espectacular, verdad?
Paramos, hicimos fotos, vimos como hacían rafting por el río, y seguimos camino.
 
Mallos de Riglo
 
Cuando llegamos a Isaba, nos estaba esperando Idoia, la propietaria de la casa en la que habíamos alquilado dos habitaciones. Se trataba de dos habitaciones en la buhardilla de la casa, que es totalmente de madera. Muy sencillas, pero cómodas y acogedoras. Fue una maravilla abrir las ventanas y escuchar el sonido de la txalaparta (Idoia nos dijo que era un vecino que estaba ensayando con ese instrumento que antiguamente usaban para comunicarse). En breve os hablaré de la experiencia en la casa, de momento seguimos con el recorrido.
Después de comer un buen plato de pochas y ajoarriero, fuimos a caminar por la montaña. El destino era la cascada de Belabarce. El camino era bueno y deberíamos haber llegado en un ratito, pero nos despistamos y tiramos monte arriba, hasta que nos dimos cuenta de que no era por ahí. Al final, después de que los tábanos nos incordiaran, que nos perdiéramos y que estuviéramos a punto de desistir, la encontramos.

Cascada de Belabarce

 La bajada hacia la casa fue más rápida que la subida a Belabarce, estábamos deseando una duchita y la cena. Pero tuvimos una sorpresa. Acabábamos de ducharnos Gorka y yo, cuando empezamos a oír música por la calle. Desde la habitación de Gorka pudimos ver como pasaban las gentes del pueblo con vestimentas típicas. A mi me hicieron mucha gracia porque me recordaban a la vez que nos vestimos de aldeanos en Carnaval. Así que ni cortos ni perezosos, dejamos a Alberto duchándose, y nosotros nos bajamos para ver qué era lo que pasaba.
Después de seguir a los participantes, y oírlos cantar canciones vascas, acabamos en la plaza del pueblo, donde, en un momento, montaron un akelarre. Idoia nos había dicho que era el día de la indumentaria, pero eso no nos lo esperábamos,

Akelarre en Isaba
 
Allí estuvimos, viendo como bailaban alrededor del fuego, tomando un poco de Zurracapote y viendo como preparaban sus ungüentos en la olla de las brujas.

Akelarre en Isaba
 De repente apareció el demonio, y con una horca iba dando golpes y pinchacitos a los asistentes, incluido Alberto, que, entre risas de Gorka, se llevó un par de pinchazos en la barriga.

Akelarre en Isaba
 
Las pobres "curanderas" acabaron mal. Vinieron los hombres del pueblo y se llevaron a dos para juzgarlas al día siguiente. Nosotros ya no vimos en que quedó todo, porque teníamos una excursión prevista, pero supusimos que las mandarían a la hoguera, porque alguien nos explicó que se cuenta en el pueblo que en tiempos de persecución de brujas, a dos mujeres de allá las condenaron.
 
Después de ver el akelarre fuimos a cenar a la casa donde estábamos alojados. Nos habían preparado una crema de calabacín ecológico, de cosecha propia, y lomo a la plancha. Una cena sencilla pero muy buena. Después Idoia nos presento a Aritz (su "chaval") y enseguida congeniamos los cuatro. Empezamos a hablar del tema catalán, y supongo que por afinidad de pensamiento, hicimos migas y eran las 12 de la noche cuando nos íbamos a la cama porque podíamos molestar al resto de clientes, que si no ;-)
 
La mañana siguiente nos reservaba la sorpresa del desayuno: café, leche con cola-cao, tostadas de pan, galletas, cereales, mantequilla, miel de pastor, mermelada casera... Así seguro que empezábamos bien la excursión!!!
Teníamos que subir el puerto de Belagua para llegar a las gargantas de Kakueta, ya en el lado francés.
La primera parada fue en el refugio abandonado de Belagua. Toda una lástima porque es muy bonito. Ahora sus habitantes son una manada de caballos muy sociables que rápidamente se acercaron a Gorka...

Refugio de Belagua

Después de un recorrido con vistas impresionantes del valle, y luego de los pueblecitos franceses, llegamos a las gargantas. No me cansaré de agradecer a Idoia el habernos insistido para que fuéramos, porque son una maravilla.
Si el norte de Navarra es habitualmente verde, lo de este año es una pasada. Como en la mayor parte de la península, el verano no ha acabado de llegar y ha llovido casi cada día. Este es el resultado:

Gargantas de Kakueta

Montes verdes, prados verdes, musgo verde... y agua cayendo por todos los sitios:

Gargantas de Kakueta

Esta es la cascada de las gargantas de Kakueta. A Gorka le encantó porque había paso por detrás y alucinaba.
Gargantas de Kakueta

Gargantas de Kakueta

Después de la cascada venía una gruta. No os dejo foto, porque aunque la gruta estaba bien, algún incívico había hecho "aguas menores" dentro y el olor era horrible, así que el recuerdo no puede ser mucho mejor. Yo no se como todavía queda gente tan guarra por el mundo! Luego pasa lo que pasa y nunca me ha parecido mejor término para los domingueros que el que se pone en mi tierra: Pixa-pins (Mea-pinos)

Después de salir de la gruta, nos comimos un bocata encima de una roca y volvimos por donde habíamos venido, parándonos delante de la cascada y haciendo fotos a un salto pequeñito que había debajo (el caso es ir probando con la cámara para ver si consigo hacerme con ella, pero de hacer un curso no me libra nadie!)

Gargantas de Kakueta
Tras las fotos y después de desandar el camino hecho, llegamos al coche, algo cansados por las dos subidas que hay al final, pero felices porque nos había encantado.
Quedaba mucha tarde por delante y aprovechamos cuando volvimos a pasar por el refugio de Belagua para hacer una "mini excursión" que sale de allí mismo.
Es el paso de Zemeto.
A mitad de caminata se nos puso a llover. Saca impermeables, tapa la cámara... -Mamaaaaaaa! Vamos a volvernos!!!- Pero si queda menos si seguimos para delante que volviendo!- Bueeeenooo, pero no corras!!!
Y para qué tanta parafernalia? Pues para nada porque en menos de 5 minutos había dejado de llover y calentaba el sol de lo lindo.

Paso de Zemeto
 

Habíamos pasado un día perfecto y aun nos quedaba la cena de Pascuala. Una ensalada de su huerto, completa, completa y pollo al horno. De postre, un flan casero que estaba para chuparse los dedos. Un poquito de charla y a la cama que al día siguiente queríamos seguir con nuestras rutas si el tiempo lo permitía.
 
Notas:
Para no cargar demasiado la entrada de las vacaciones, y que la podáis leer con calma (jejeje) la hago en dos veces

viernes, 1 de agosto de 2014

Tarta de huesitos

Tarta de huesitos
 
Ya os he hablado muchas veces de la Red Facilísimo en Google+. Cuando me mandaron un mail para comentarme que acababan de crearla y que los primeros invitados éramos los que estábamos en facilísimo, dudé de si aceptar la invitación o dejarlo correr. Al final me decidí a probar. Y no me he arrepentido en ningún momento!
Estoy conociendo a personas que tienen las mismas aficiones que yo (la cocina), otras que me enseñan unas manualidades preciosas y que puedo hacer con Gorka. También las hay que cosen, y nos dejan patrones e ideas para hacernos en casa modelitos únicos.
Evidentemente, con unos/ as tienes más relación que con otros/as y aunque el buen rollo está generalizado, siempre hay con quien haces más bromitas y cachondeíto. Es lo que me pasa con Dámaso Vélez, de La cocina de Masito. No os podéis perder su blog, porque tiene unas recetas de rechupete, porque su alegría es contagiosa y porque tenemos un buen rollito impresionante que quiero que compartáis.
Seguro que después de ver esta tarta, no os cabe la menor duda de que hay que pasar por su blog, hacerse seguidor y completar la tirada pasando por el resto de sus redes sociales, porque sí, fue él el que puso esta delicia tan rica y tan rápida de hacer. Tanto que os vais a quedar boquiabiertos!
 
Tarta de huesitos
 
Y os preguntaréis por qué preparé la tarta si estoy a dieta. Pues fácil. Teníamos prevista una barbacoa con unos amigos. Compramos la carne, los ingredientes de la tarta (aunque ellos no tenían ni idea de qué iba a hacer) y la bebida. Cuando llegó la hora de hacer la barbacoa diluviaba. A mares! Fue entonces cuando decidimos que mejor lo dejábamos para la vuelta de las vacaciones. Nos repartimos la carne y la tenemos en el congelador esperando que septiembre sea más veraniego que julio. Pero la tarta también estaba hecha. Y todos teníamos ganas de cenar juntos. Solución? Burger King con chiquipark! Yo odio ese tipo de "restaurantes" (se les puede llamar restaurantes??), pero reconozco que fue una buena idea. Los niños se lo pasaron muy bien y nosotros nos comimos la tarta, que por cierto, gustó mucho!
 
Ingredientes:
  • 1 paquete de obleas (las podéis encontrar en el Mercadona, aunque fijaros, porque salen bastante rotas y nos interesa que estén enteras)
  • 1 bote de nocilla (o similar) de 500g
  • 1 tableta de chocolate
  • 50g de mantequilla
  • Crocanti (cubitos de almendra caramelizados, yo aproveché una oferta en el Aldi para comprar un bote)
                             Tarta de huesitos 
 
Preparación:
Ponemos la nocilla en el microondas, a potencia baja y 30seg. Sacamos y movemos. Tiene que quedar bastante líquida pero ojo! Si os pasáis con el tiempo se quemará. Es mejor que deis tiempos cortos muchas veces que un tiempo largo y salga en llamas.
Cuando tenga una consistencia con la que se pueda pintar, la tenemos lista.
Ponemos una oblea en una bandeja totalmente plana (si no lo es, la oblea no apoyará por todo y lo más fácil es que se parta), pintamos de nocilla. Cogemos otra oblea y la ponemos encima intentando que quede bien centrada y volvemos a pintar. Repetimos el proceso hasta que se acaben las obleas o la nocilla. Yo acabé la nocilla primero, pero es que las obleas del Mercadona son muy grandes.
Cogemos un bol apto para microondas y cortamos dentro la tableta de chocolate, le añadimos la mantequilla, y a la menor potencia posible, vamos dando tiempos de 30seg. Sacamos y movemos, hasta que el chocolate se haya deshecho totalmente. y la mantequilla esté incorporada.
Volvemos a coger el pincel y pintamos la última oblea y todo el contorno con el chocolate derretido.
Decoramos con un tenedor y con el crocanti. O con lacasitos. O con perlitas. O con chocolate blanco fundido. O...

Tarta de huesitos

Notas:
Sólo una nota. Para hacerse en menos de media hora y con unos ingredientes tan "tontos", está para chuparse los dedos, eso si, llena muchíiiiiisimo!
Aaaaahhhh! No olvidéis pasar por el blog de Masito!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...